Ejercicios que deberías hacer si sos un adulto mayor

¿Querés envejecer sanamente, o que tus padres y abuelos gocen de una vida plena? El ejercicio es clave para lograr esta meta.

Los expertos explican que cuando el paciente es un adulto mayor, lo primero que debe practicarse es un chequeo médico que permita valorar su estado de salud y así evitar riesgos.

En declaraciones al diario guatemalteco Prensa Libre, el geriatra José Avendaño explicó que el ejercicio beneficia a los adultos mayores porque desarrolla la resistencia, brinda más energía y ayuda a reducir el estrés. Además, promueve la distracción y la socialización.

“Es recomendable que las personas hagan 150 minutos de ejercicio físico a la semana, los cuales se pueden distribuir en 30 minutos durante 5 días, a cualquier hora, y que esté acompañado de otra persona”, comentó el geriatra:

Esta es una serie de ejercicios que el Dr. Avendaño sugiere practicar para las personas de la Tercera Edad. Los mismos han sido compartidos en Prensa Libre:

Estirar los brazos

  • De pie, con las piernas separadas, estirá ambos brazos al frente sin dejar que caigan.
  • Cruzá ambos brazos y llevá tus manos al hombro opuesto.
  • Estirá los brazos al frente y llevá tus manos al pecho.

Para fortalecer el hombro

Con las piernas separadas y brazos pegados al cuerpo, doblá el codo derecho lentamente llevando la mano hasta tocar el hombro.

  • Hacé el ejercicio con el brazo izquierdo y luego realizá el movimiento con ambos brazos.

Abrí y cerrá las manos

Con las piernas separadas y los brazos al frente, abrí y cerrá tus dedos.

Hacé círculos con los pies

  • Sentado en la silla, levantá el pie derecho del piso y realizá movimientos circulares hacia adentro y hacia afuera.
  • Repetí el movimiento con la pierna izquierda.

Elevá los talones

  • De pie, detrás de una silla y sosteniendo el respaldo con sus dos piernas, subí y bajá los talones. Repetí el movimiento de cinco a ocho veces.  

La tijera

  • Sentado en una silla estirá tus piernas al frente, y mantenelas apoyadas en el suelo.
  • Levantá tus pies del piso y abrí las piernas, llevalas al centro y bajalas. Descansá.
  • Repetí el mismo ejercicio cinco veces.