fbpx

¿Cómo controlar el apetito alterado?

Es muy común que cuando nos enfermamos, experimentemos un período de inapetencia seguido por una sensación de querer comer demasiado. Estas son señales de que nuestro apetito está alterado. Así lo explicó Natalia González, nutricionista de Medicentro La Sabana y socia de Equilibrate, durante una entrevista que otorgó al programa televisivo Giros.

A continuación, compartimos algunos tips que la especialista mencionó para manejar más adecuadamente esta problemática.

¿Comer sin hambre podría ser una de las peores sensaciones, ¿cómo se maneja esto?

El hambre es una sensación fisiológica de todos los seres humanos. Surge porque no hemos comido nada en un largo período de tiempo o porque no tenemos hambre. Este último caso a veces está relacionado con los efectos de algún tratamiento médico o de enfermedades, como infecciones o gripes. Es en estas situaciones que debemos buscar opciones para que el acto de la alimentación sea un poco más llevadero. Si no comemos, probablemente la sintomatología de la enfermedad o del tratamiento será todavía peor. Siempre, pero siempre, hay que comer a pesar de no tener hambre.

¿Qué pasa con algunas personas que, cuando tienen ansiedad, empiezan a comer de más?

Primero hay que diferenciar si es hambre o si es ansiedad. Yo a esto le llamo “hacer la prueba de la manzana”. Cuando sintás que te estás muriendo de hambre, pensá que lo único que hay para comer son manzanas. Si se te antoja comértelas, entonces tenés hambre, pero si decís “ay no, yo quiero comer algo distinto”, muy probablemente sea ansiedad. Eso es lo más importante para atacar el problema.

¿Uno podría pasar de una situación de inapetencia total a de repente querer devorarse el mundo?

Sí, es súper común. Pasa con frecuencia cuando se está desarrollando en nuestro cuerpo una enfermedad. Por ejemplo, si tenés gripe, debés tomar antibióticos u otro tipo de medicamento y te sentís mal, comer será el último de tus deseos. Principalmente querrás dormir o descansar por completo y, después de tres días de comer muy poco, tu cuerpo pedirá muchísima comida para reponer lo que no ha ingerido previamente.

¿Qué recomendaciones darías a personas mayores que tienen cierta inapetencia?

La pérdida de apetito es completamente normal en las personas mayores. A medida que envejecemos, nuestro apetito va disminuyendo. También sucede porque nuestro cuerpo experimenta problemas con la dentadura y es cada vez más difícil masticar comida sólida. Por eso es importante buscar alimentos que sean sumamente densos en nutrientes. Por ejemplo, hacer un batido de frutas con leche, con avena, con chía, que sea muy cargado en nutrientes.

Los adultos mayores no siempre deben comer un plato de comida como lo hacen los jóvenes, pero sí debemos procurar brindarles una presentación más sencilla que contenga todos los nutrientes que necesitan.

¿Podrías mencionar un medicamento o un tipo de tratamiento que tenga incidencia en el apetito?

Hay muchísimos, especialmente los que están relacionados con tratamientos invasivos como la quimioterapia o radioterapia, o los medicamentos que son muy fuertes para el estómago, como los antibióticos. Estos hacen que perdamos la sensación del olfato y el gusto, lo que causa que comida no te sepa a nada. En esos casos, lo mejor es buscar comida que sea rica, que a la persona le apetezca y que esté bien cargada de nutrientes.

¿Te gustaría agendar una consulta con nuestros especialistas? Llamanos a los teléfonos 4700-6868 o 4001-7343, o consultanos vía WhatsApp: 84556176