6 maneras en que la amistad beneficia tu salud

Amistad

La amistad es una parte esencial de la vida. Nuestros amigos nos divierten, nos apoyan y nos ayudan a crecer. Y, según explica la ciencia, también pueden mejorar nuestra salud física y mental. Una serie de estudios realizados en Estados Unidos demuestran por qué la amistad es beneficiosa para los seres humanos. Aquí te compartimos seis razones, de acuerdo a lo publicado en la Revista Live Science.

1. La amistad podría extender tu vida

Las personas que tienen relaciones sociales fuertes son menos propensas a morir prematuramente que aquellas que están aisladas. De acuerdo a la Revista Live Science, los científicos han descubierto que el efecto que las relaciones sociales tienen en la longitud de vida de un ser humano es el doble de fuerte que las que produce el ejercicio, y equivalente al efecto de dejar de fumar.

Además, los investigadores también piensan que la amistad y la salud están relacionadas debido a la manera en que el cuerpo procesa el estrés. A corto plazo, el estrés es bueno (porque te ayuda a reaccionar en situaciones de peligro), pero cuando se manifiesta de forma crónica debido al aislamiento, puede causar agotamiento y desgaste físico.

[¿Te gustaría agendar una cita con nuestro médico general o alguno de nuestros especialistas? Podés hacerlo aquí: http://bit.ly/29RfOSa También podés llamarnos a los teléfonos 4700-6868 o 4001-7343, o consultarnos sobre nuestros vía WhatsApp: 84556176]

2. Tus amigos podrían hacerte más saludable

En enero de 2015, la publicación científica “Procedimientos de la Academia Nacional de las Ciencias” explicó que biomarcadores como presión arterial, índice de masa corporal, circunferencia de la cintura y niveles de inflamación de proteína C reactiva (PCR), son peores en aquellas personas que tienen lazos sociales débiles.
Por ejemplo, en los adultos mayores el riesgo de tener presión arterial alta aumenta más que el doble cuando carecen de vínculos sociales (el incremento es de 124%). Solo como dato comparativo, padecer de diabetes aumenta el riesgo de tener presión alta en un 70%.

3. Las amistades mantienen “filosa” tu mente

Los científicos han concluído que el riesgo de sufrir demencia aumenta en adultos mayores con el sentimiento de soledad. “El hecho de ‘sentirse solo’, en lugar de ‘estar solo’, está asociado con las etapas iniciales de la demencia. Esto sugiere que no es la situación objetiva lo que produce este padecimiento, sino la percepción de ausencia de vínculos sociales lo que aumenta el riesgo de un declive cognitivo”, se explica en la Revista de Neurología, Neurocirugía y Psiquiatría de Estados Unidos.

4. Los amigos tienen influencia en nosotros

Dime con quién andas y te diré quién eres, dice el viejo refrán. Según la ciencia, esto también aplica para nuestra salud. Un estudio elaborado en 2011 confirma que las personas que se ejercitan o se alimentan bien para perder peso, no solo influyen en sus amigos al ayudarles a tener una mejor vida. Su estilo de vida también se replica en los conocidos de éstos.

5. Los amigos te ayudan a lidiar con el rechazo

En 2011, científicos estadounidenses realizaron una investigación para determinar en qué momentos incrementaba el estrés en niños de cuarto grado. Se midieron los niveles de cortisol, una hormona del estrés, en la saliva de los participantes. Con esto, descubrieron que ser excluidos por sus compañeros de clase aumentaban dichos niveles, lo que probablemente indicaba estrés crónico.

Sin embargo, estos niveles eran menos pronunciados en aquellos infantes que tenían más amistades y amigos cercanos, comparados con los que tenían pocos amigos y vínculos débiles.

Una vez más, esto prueba que aunque los amigos no eliminan el estrés completamente, lo reducen.

6. Las amistades pueden durar toda una vida

La distancia no tiene por qué mermar una amistad. En una investigación que inició en 1983, científicos estadounidenses analizaron a varias parejas de amigos cuyas relaciones empezaron en la universidad. Gracias a esto, encontraron que la distancia física no necesariamente tenía influencia en el vínculo emocional de una amistad que había durado durante décadas.

En este caso, las llamadas telefónicas y los correos electrónicos mantuvieron en contacto a los amigos incluso veinte años después. Esto sucedió, especialmente, entre amigos que mantuvieron su relación durante largo tiempo y quienes tenían intereses similares.

Leé la versión original de este artículo aquí.