fbpx

¿Ya cumplió 40 años? Ojo con su masa muscular

¿Sabía que la masa muscular se utiliza como un indicador de riesgo durante el envejecimiento? Los médicos empiezan a analizarlo después de que la persona cumple 40 años, una etapa en la que el cuerpo empieza a perder músculo. Es sencillo: a menor masa muscular, más debilidad y, por ende, mayor enfermedad.

¿Le gustaría obtener más información sobre el tema? Agende su cita médica con nuestros especialistas llamando a los teléfonos 4700-6868 o 4001-7343, escribiéndonos a WhatsApp: 84556176 o a través del siguiente enlace: http://bit.ly/2FAZQMJ

¿De qué manera afecta el envejecimiento a los músculos?

Según explican nuestros especialistas, es normal que después de los 40 años la pérdida de masa muscular varíe entre 0.1% y 0.5% por año. Luego de los 65 años, el proceso acelera, un efecto inherente al envejecimiento. Si bien esto no se puede evitar, es posible tomar decisiones que garanticen una mejor calidad de vida.

En ese sentido, los hábitos poco saludables – como por ejemplo, una alimentación descuidada – provocan un decrecimiento de la reserva muscular del ser humano. En consecuencia, se desencadenan otras enfermedades como diabetes, osteoporosis, problemas de degeneración articular, entre otros.

Además de lo anterior, las personas que no hacen ejercicio, que no consumen proteínas o que utilizan algún tipo de medicamento que afecta el recambio proteico a nivel del músculo o quienes padecen de enfermedades de las tiroides, también tienen un nivel de riesgo.

¿Cómo notamos que estamos perdiendo masa muscular?

La sarcopenia (pérdida degenerativa de masa muscular y fuerza al envejecer o llevar una vida sedentaria), se manifiesta cuando:

  • Hacemos una actividad cotidiana y nos cansamos más de lo usual.
  • Sentir mayor debilidad al hacer las cosas o hacerlas con un doble esfuerzo.
  • El proceso de recuperación de un accidente se dificulta.
  • Incapacidad para levantarse rápido de una silla.

De hecho, una persona de la tercera edad saludable no debería tener problemas para levantarse de una silla de forma rápida y segura, y tampoco debería requerir apoyo de un tercero para hacerlo.

Con respecto a las diferencias entre hombres y mujeres, los primeros tienen cierta protección hormonal por la presencia de la hormona de la testosterona, pero siempre llegan al punto de perder masa muscular. Las mujeres, por otra parte, tienen mayor riesgo porque la oportunidad de sufrir alguna discapacidad aumenta con la edad.

¿Qué pruebas se realizan para medir la masa muscular?

Además de la prueba de la silla, nuestros doctores utilizan un dinamómetro. El examen es bastante fácil: la persona debe apretar al aparato con los brazos para que éste mida los kilos de fuerza con los que contamos. Esto ayuda a valorar cómo está el músculo y a definir si se debe desarrollar un plan de recuperación.

El parámetro de referencia: 20 kilos de fuerza para la mujer (adulta mayor) y 30 kilos para el hombre. Hay variaciones dependiendo del índice de masa corporal y la edad, pero ese es el punto de corte general. Nuestros médicos indican que si la fuerza es menor a la esperada, es probable que haya un proceso de sarcopenia y que haya que tomar cartas en el asunto.

¿Le gustaría hacer una valoración médica de su masa muscular? Agende su cita médica con nuestros especialistas llamando a los teléfonos 4700-6868 o 4001-7343, escribiéndonos a WhatsApp: 84556176 o a través del siguiente enlace: http://bit.ly/2FAZQMJ