fbpx

Beneficios de ejercitarse durante el embarazo

Muchas personas creen que hacer ejercicio durante el embarazo pone en riesgo a la madre y al bebé, pero no es así. En la mayoría de los casos, los médicos recomiendan mantenerse activo para hacer que la sangre fluya por todo el cuerpo.

De acuerdo a la Asociación Americana del Embarazo, ejercitarte no aumenta las posibilidades de tener un aborto durante un embarazo normal. Sin embargo, es necesario consultar con un proveedor de atención médica antes de empezar cualquier rutina.

Si antes de quedar embarazada eras una persona activa, lo más probable es que tu doctor te recomiende mantenerte así. Pero si no lo eras, te recomendarán empezar con caminatas al aire libre. “Usualmente, caminar es seguro y no tiene un gran impacto en tus articulaciones, no requiere de equipo adicional y es fácil de integrar en tu rutina diaria”, explican.

Estos son algunos beneficios de ejercitarte durante la etapa de gestación:
1. Te ayuda a reducir dolores de espalda, estreñimiento e inflamación.
2. Podría evitar, o tratar, la diabetes gestacional
3. Aumenta tus niveles de energía
4. Mejora tu ánimo
5. Corrige tu postura
6. Promueve la tonificación muscular, la fuerza y la resistencia
7. Te ayuda a dormir mejor

Los especialistas aseguran que, en general, la actividad física te mantiene en forma durante el embarazo y mejora tu habilidad para lidiar con el parto. Además, hace que volvás a tu peso más fácilmente después de que nazca el bebé.

Cabe aclarar que aunque tu bebé esté rodeado de líquido en el saco amniótico, ubicado dentro del útero, y que a su vez está rodeado de órganos, músculo y todo tu cuerpo, es recomendable evitar los ejercicios de alto impacto.

Según la Sociedad Americana del Embarazo, estas son las recomendaciones que deberías seguir mientras te ejercitás:
1. Asegurate de usar cómoda y un brassier que sostenga adecuadamente tu busto.
2. Escogé ropa diseñada para el tipo de ejercicio que estás haciendo.
3. Ejercitate en una superficie plana y nivelada para prevenir lesiones.
4. Ingerí suficiente calorías saludables que satisfagan las necesidades de tu embarazo y se ajusten a rutina de ejercicio.
5. Ejercitate al menos una hora después de haber terminado de comer.
6. Bebé suficiente agua antes, durante y después del ejercicio.
7. Después de hacer ejercicio, levantate lenta y gradualmente, para prevenir mareos.

¿Le gustaría agendar una consulta con nuestros especialistas? Llámenos a los teléfonos 4700-6868 o 4001-7343, o consultanos vía WhatsApp: 84556176