fbpx

BLOG

Tuberculosis

Tuberculosis y sus sintomas

Tuberculosis

Tuberculosis, en este artículo encontrarás los síntomas y la tuberculosis pulmonar en concreto.

Tuberculosis pulmonar ¿Qué es?

La tuberculosis o TB, es una infección bacteriana que es causada por un germen que se llama “Mycobacterium tuberculosis”. Esta bacteria suele atacar a los pulmones, aunque también es posible que ataque y dañe a otros lugares y partes del cuerpo.

La TB se dispersa por el aire, ya que cuando una persona con esta bacteria tose, estornuda o habla. Si alguien ha estado expuesto, se tendría que consultar con un profesional de la salud para realizar exámenes. Es importante saber que hay más probabilidades de que alguien se contagie con esta enfermedad, si este tiene un sistema inmunitario debilitado por alguna enfermedad posterior o que ya es débil de por sí.

Si esta bacteria no se trata adecuadamente, la tuberculosis puede llegar a ser mortal. La TB, por lo general, activa, puede llegar a curarse con diversos medicamentos durante un largo período de tiempo. Las personas que lo tengan latente pueden llegar a tomar medicamentos para que no se llegue a desarrollar y acabar con una tuberculosis activa.

Causas de la tuberculosis pulmonar

Está causada por la bacteria, mencionada anteriormente, Mycobacterium tuberculosis (M tuberculosis) . La tuberculosis pulmonar es muy contagios, esto quiere decir que esta bacteria se expande y se propaga muy fácilmente de una persona que está infectada a una persona que no está infectada. Se puede llegar a adquirir por la inhalación de algunas gotitas de agua, provenientes de tos o estornudo de una persona infectada. La tuberculosis pulmonar, también se puede llamar tuberculosis primaria.

Una amplia mayoría de personas que se recuperan de la infección de esta bacteria primaria, que no tengan manifestación, mayor de la enfermedad. Esta bacteria puede permanecer latente, es decir, inactiva por años, y en otras personas puede activarse de nuevo, llamado también reactivación.

Las personas que presentas los síntomas de la infección de TB, primeramente han sido infectadas en el pasado. Y en algunos casos particulares, la bacteria puede reactivar la enfermedad en pocas semanas después de que aparezca la infección primaria.

Personas y grupos que están afectados

Hay ciertas personas que están en riesgo de contagio o de reactivación de tuberculosis, dentro de este grupo están las personas mayores, los bebés, las personas con sistemas inmunitarios débiles o debilitados, tal como alguien que haya pasado o tenga el VIH, que esté en quimioterapia, que tenga diabetes, o que esté con medicamentos que debiliten el mismo sistema inmunitario.

El riesgo, de contraer TB, puede aumentar sí, convive en un entrono o está en un entorno donde hay personas que padecen TB. Si se padece desnutrición o se vive en condiciones de vida insana o en algún espacio donde haya muchas personas, es decir, donde haya aglomeración.

Hay otros factores que pueden aumentar la tasa de infección de esta bacteria dentro de una población, como el aumento de las infecciones por VIH, las cepas de TB que sean resistentes a los medicamentos y el aumento del número de personas sin hogar que propicia un ambiente de pobreza y desnutrición.

Síntomas de tuberculosis pulmonar

Tos que dura tres semanas o más.

Tos con sangre o moco.

Dolor en el pecho o dolor al respirar o toser.

Pérdida de peso involuntaria.

Fatiga.

Fiebre.

Sudoraciones nocturnas.

Escalofríos.

Los sintomas de la tuberculosis pulmonar pueden incluir y ser tos severa que suele durar tres semanas o puede que más, una reducción de peso, el toser y/o escupir sangre o mucosidad, debilidad o fatiga, presencia de fiebre o escalofríos y sudores nocturnos.

Aunque es posible que tu cuerpo esté hospedando la bacteria que causa la tuberculosis, pero evita que te enfermes, ya que está tu sistema inmunitario. Por esto los médicos suelen distinguir entre dos tipos.

La tuberculosis latente, en la cual estás infectado de esta enfermedad, pero está en estado inactivo la bacteria dentro de tu organismo y no se presentan síntomas. Esta tuberculosis no es contagiosa, pero se puede convertir en una tuberculosis activa, por lo que es importante que se aplique un tratamiento.

La tuberculosis activa, o llamada también enfermedad de tuberculosis, es la afección que sí que enferma y que, en muchos de los casos, sí que puede contagiar a otras personas. Es posible que la enfermedad pueda manifestarse después de la infección por la bacteria de la tuberculosis, ya sea semanas después o incluso años. La tuberculosis activa incluye los signos y síntomas ya mencionados anteriormente, pero añadiendo dolor en el pecho o dolor al respirar o toser y la perdida de apetito.

La tuberculosis también llega a afectar a otras partes del cuerpo, como riñones, columna vertebral o incluso el cerebro. Cuando la TB se produce en otro lugar que no sean los pulmones, los síntomas y signos pueden varias depende del órgano al que esté afectando. Así como cuando afecta a la columna vertebral, puede provocar un dolor en la espalda y la que afecta a los riñones puede causar sangre en la orina.

Medidas de prevención

Si al realizar un examen, los resultados de la infección tuberculosa latente son positiva, el médico seguramente te indique que tomes unos medicamentos para que se reduzca el riesgo de que se convierta en una tuberculosis activa, ya que esta es la contagiosa.

Por lo general, son necesarias varias semanas de tratamiento con medicamentos para que se deje de contagiar con la tuberculosis activa. Aquí hay algunos consejos para prevenir que tus amigos y familiares se enfermen.

  • Quedarte en casa, no ir a trabajar o a la escuela. Tampoco duermas en una habitación con personas no infectadas en las primeras semanas de tratamiento.
  • Ventilar la habitación, ya que los gérmenes de la tuberculosis se expanden más fácilmente en los espacios cerrados en lugares donde no hay corrientes. Utiliza también un ventilador.
  • Taparte la boca, utiliza un pañuelo desechable para cubrirte la boca, o incluso una mascarilla todo el tiempo posible, y durante las tres primeras semanas de riesgo. Es importante que al deshacerte de ello se deseche en una bolsa y se cierre.

Terminar los medicamentos

Esto es lo más importante porque te proteges a ti mismo y a la vez proteges a las demás personas de la tuberculosis.

Si se abandona el tratamiento antes de lo previsto u omites alguna dosis, la bacteria de la tuberculosis hay posibilidades de que se desarrolle una mutación que le permite sobrevivir a los medicamentos más potentes que hay contra la enfermedad. Dando como resultado cepas de bacterias más resistentes a los medicamentos recomendados, que a su vez son más letales y muchísimo más difíciles de tratar.