fbpx

BLOG

Coma-diabetico

Coma diabético ¿Por qué se Produce ?

Coma diabético

El coma diabético está causado por la diabetes, la cual es una enfermedad producida por una alteración del metabolismo, caracterizada por un aumento de la cantidad de glucosa en la sangre y por la aparición de complicaciones microvasculares y cardiovasculares que incrementan sustancialmente los daños en otros órganos.

La diabetes afecta a entre el 5 y el 10% de la población general, esta variación depende de los estudios consultados. Se estima que por cada paciente diabético conocido existe otro no diagnosticado. Su frecuencia aumenta significativamente con la edad y también con el exceso de peso y la vida sedentaria, por estos motivos se espera un importante aumento del número de diabéticos en los próximos decenios.

Tipos de diabetes

Diabetes Tipo 1

resultado de la destrucción de las células del páncreas que producen la insulina (células beta) y que predispone a una descompensación grave del metabolismo llamada cetoacidosis. Es más típica en personas jóvenes (por debajo de los 30 años).

Diabetes Tipo 2:

Caracterizada por resistencia a la insulina que puede estar asociada o no con una deficiencia de insulina y que puede estar presente con muy pocos síntomas durante mucho tiempo. Esta forma es más común en personas mayores de 40 años, aunque cada vez es más frecuente que aparezca en sujetos más jóvenes.

Diabetes Gestacional:

diabetes cuyo inicio se reconoce durante el embarazo. Las mujeres que la padecen deben ser estudiadas después del parto, ya que la diabetes puede o no persistir después.

Otras formas de diabetes:

condiciones variadas que consisten básicamente en formas específicas, genéticas de diabetes, o diabetes asociada con otras enfermedades o el uso de fármacos. Entre las más usuales están las enfermedades del páncreas y el uso de corticoides en algunos tratamientos.

Síntomas de la diabetes

Los síntomas que produce la enfermedad son diferentes dependiendo del tipo de diabetes.

En la forma más común, que es la tipo 2, los síntomas pueden ser escasos o poco llamativos:

  • Aumento de la sed y de las ganas de orinar
  • Aumento del apetito
  • Fatiga
  • Visión borrosa
  • Entumecimiento u hormigueo en las manos o los pies
  • Úlceras que no cicatrizan
  • Pérdida de peso sin razón aparente

Causas de la diabetes

La diabetes tipo 2, la forma más común de la enfermedad, es causada por varios factores, entre ellos, el estilo de vida y los genes.

Sobrepeso, obesidad e inactividad física

Una persona tiene mayor probabilidad de desarrollar diabetes tipo 2 si no se mantiene físicamente activa y tiene sobrepeso u obesidad. Algunas veces, el exceso de peso causa resistencia a la insulina y es frecuente en personas con diabetes tipo 2. La ubicación de la grasa corporal también tiene importancia. El exceso de grasa en el vientre está vinculado con la resistencia a la insulina, la diabetes tipo 2 y las enfermedades del corazón y los vasos sanguíneos.

Resistencia a la insulina

La diabetes tipo 2 suele comenzar con resistencia a la insulina, una afección en la que el músculo, el hígado y las células grasas no usan adecuadamente la insulina. Como resultado, el cuerpo necesita más insulina para que la glucosa pueda ingresar en las células.

Genes y antecedentes familiares

Igual que sucede con la diabetes tipo 1, ciertos genes pueden hacer que una persona sea más propensa a tener diabetes tipo 2. La enfermedad tiene una tendencia hereditaria y se presenta con mayor frecuencia en estos grupos raciales o étnicos:

  • afroamericanos
  • nativos de Alaska
  • indígenas estadounidenses
  • estadounidenses de origen asiático
  • hispanos o latinos
  • nativos de Hawái
  • nativos de las Islas del Pacífico

También pueden causar diferentes enfermedades hormonales o medicinas, pero son menos habituales.

Prevención de la diabetes

En sujetos con elevado riesgo de desarrollar una diabetes tipo 2, la implantación de programas de pérdida de peso y planes de ejercicio físico pueden contribuir a la disminución del riesgo.

  • Las personas con obesidad o sobrepeso y sedentarias tienen un riesgo muy elevado de desarrollar una diabetes tipo 2. Existen diferentes estudios clínicos que demuestran que una reducción moderada de peso y un programa de ejercicio físico de tan solo media hora diaria durante al menos cinco días a la semana, experimentan una drástica reducción del riesgo de desarrollar una diabetes.
  • Por su parte, la prevención de la diabetes tipo 1 entra dentro del campo experimental, limitándose actualmente al campo de la investigación.

¿Qué es un Coma diabético?

Un coma diabético es una complicación de la diabetes que provoca pérdida del conocimiento y es potencialmente fatal. Cuando padeces diabetes, un nivel muy alto de azúcar en sangre (hiperglucemia) o un nivel demasiado bajo de azúcar en sangre (hipoglucemia) pueden ocasionar un coma diabético.

Al caer en un coma diabético, te encuentras con vida, pero no te puedes despertar ni responder intencionadamente a los estímulos visuales, sonoros o de otro tipo. Si no se trata, un coma diabético puede ser mortal.

La posibilidad de tener un coma diabético es atemorizante, pero puedes tomar medidas para ayudar a prevenirlo. Comienza por seguir tu plan de tratamiento de la diabetes.

Síntomas

Antes de tener un coma diabético, generalmente aparecen signos y síntomas de un nivel alto o bajo de azúcar en sangre.

Nivel alto de azúcar en sangre (hiperglucemia)

Si tu nivel de azúcar en sangre está demasiado alto, es posible que experimentes lo siguiente:

  • Aumento de sed
  • Micción frecuente
  • Fatiga
  • Náuseas y vómitos
  • Dificultad para respirar
  • Dolor de estómago
  • Mal aliento
  • Sequedad en la boca
  • Latidos cardíacos acelerados

Bajo nivel de azúcar en sangre (hipoglucemia)

Los signos y síntomas de un nivel bajo de azúcar en sangre pueden incluir los siguientes:

  • Temblores o nerviosismo
  • Ansiedad
  • Fatiga
  • Debilidad
  • Sudoración
  • Hambre
  • Náuseas
  • Mareo o aturdimiento
  • Dificultad para hablar
  • Desorientación

¿Cómo prevenir el Coma diabético?

  • Respeta tu plan de alimentación.
  • Pon atención a tu nivel de azúcar en sangre.
  • Toma los medicamentos como te lo han indicado.
  • Crea un plan para días de enfermedad.
  • Verifica los niveles de cetonas cuando esté alto el nivel de azúcar.
  • Ten a disposición glucagón y fuentes de azúcar de acción rápida.
  • Considera tener un monitoreo continuo de glucosa en sangre (CGM).
  • Ten precaución si bebes alcohol.
  • Enseña a tus seres queridos, a tus amigos y compañeros de trabajo.
  • Usa una pulsera o un collar de identificación médica.