fbpx

BLOG

secuelas-del-covid

Secuelas del covid-19 y sus efectos negativos para la salud

Secuelas del COVID

Secuelas del Covid-19, en este articulo conocerás cuales son:

¿Qué es el COVID-19?

Empezaremos por saber que es el COVID-19 o SARS CoV-2. Los coronavirus son una familia de virus que causan el resfriado común, y un síndrome respiratorio agudo grave, dependiendo de la variable. En el 2019, se identificó una nueva variante de coronavirus como la causa de un brote de una enfermedad originaria en China. Fue entonces cuando, en marzo de 2020, la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró el brote de China de la COVID-19 como pandemia mundial.

¿Cuáles son los signos?

  Los síntomas que las personas han experimentado se pueden manifestar entre los 2 y 14 días después de la exposición al virus. A estos días, entre la exposición al virus y aparición de los síntomas se les llama “período de incubación” y a pesar de no tener síntomas, se puede transmitir el virus.   Los signos y síntomas más habituales son, fiebre, tos, cansancio. Y también se puede incluir la pérdida de gusto y olfato. Otros síntomas que pueden aparecer son la falta de aire o dificultad al respirar, dolores musculares, escalofríos, dolor de garganta, goteo de la nariz, dolor de cabeza, dolor de pecho, conjuntivitis, náuseas, vómitos, diarrea y sarpullido.           

Algunas personas pueden experimentar síntomas o secuelas del COVID más graves o más leves, aunque otras personas pueden tener pocos síntomas. Y las personas asintomáticas pueden no tener síntomas en absoluto, pero aún pueden contagiar.

Las personas con más edad corren un riesgo especialmente alto a enfermarse por este virus. Y cada vez que la edad aumenta, el riesgo también lo hace. Las personas con historial medio de enfermedades anteriores también tienen un riesgo alto de enfermarse de manera grave.

Enfermedades que agravan el riesgo

Hay ciertas enfermedades que agravan el riesgo de enfermarse por este virus son las enfermedades cardiacas graves, como insuficiencia cardíaca enfermedad en las arterias coronarias o miocardiopatía, el cáncer, enfermedad pulmonar obstructiva crónica, diabetis tipo 1 y 2, sobrepeso, obesidad u obesidad grave, hipertensión arterial, enfermedad renal crónica, enfermedades de células falciformes o talasemia, hábitos de fumar, sistema inmunitario debilitado por transpadana de órganos sólidos o de medula ósea, embarazo, asma, enfermedades pulmonares crónicas como fibrosis quística o hipertensión pulmonar, enfermedad hepática, demencia, síndrome de Down, sistema inmunitario debilitado por VIH o algunos medicamentos, afecciones del cerebro y del sistema nervioso como accidentes cerebrovasculares o trastorno por consumo de sustancias.

Afecciones post-COVID

                           Alguna persona después de pasar por esta enfermedad puede tener secuelas o efectos a largo plazo como afecciones posteriores o afecciones persistentes derivadas del COVID-19. Las personas que padecen esta persistencia de síntomas, se conocen como COVID-19 persistente, COVID-19 de larga duración, COVID-19 post agudo, secuelas post agudas de la infección por el SARS-CoV-2, efectos a largo plazo del COVID-19 o COVID-19 crónico. Las afecciones posteriores pueden incluir una diversidad de problemas de salud en curso, que pueden durar durante semanas, meses o incluso años. Estas afecciones son más frecuentes en personas que han pasado la enfermedad de manera grave, pero cualquier persona que se haya infectado con este virus puede contraer estas afecciones posteriores al virus, incluidas las personas que se haya enfermado levemente o no hayan presentado síntomas durante el periodo en que estaban infectados.  

Las personas no vacunadas con el virus COVID-19 y que se hayan infectado también corren un riesgo mayor de tener afecciones posteriores del virus que los vacunados contra el virus.

Para detectar el virus, no existe una prueba única para detectar las afecciones posteriores al virus. Aunque la mayoría de las personas con afecciones posteriores tienen una evidencia de infección por el virus o se han enfermado a causa del mismo, hay unos casos en lo que es posible que una persona con afecciones posteriores a la enfermedad no de positivo en la prueba de detección o que ni siquiera la misma persona supiera que ha estado infectada. También hay que saber que hay unos grupos que han sufrido un impacto desproporcionado por el COVID-19 que tienen un riesgo mayor.

Síntomas post-COVID

Las personas con afecciones posteriores al COVID-19 pueden presentar varios síntomas, que pueden durar más de cuatro semanas o incluso meses después de la enfermedad, y a veces estos síntomas pueden reaparecer o desaparecer.

Es muy posible que las afecciones posteriores y síntomas no afecten a todas las personas de la misma manera. Ya que pueden tener problemas de salud con diferentes tipos y combinaciones de síntomas durante diferentes periodos. Los síntomas de la mayoría de personas van mejorando poco a poco, sin embargo, hay algunas personas que los síntomas pueden durar meses e incluso años y en algunos casos más extremos pueden provocar la discapacidad. Las personas que sufren los síntomas posteriores al COVID-19 suelen notificar lo siguiente.

Síntomas de las secuelas del COVID por grupos

Como síntomas generales suelen ser, cansancio o fatiga que interfiere en la vida diaria. Estos síntomas que se agravan al realzar con un esfuerzo físico o mental conocido también como malestar general, post esfuerzo y fiebre.

Como síntomas respiratorios y cardiacos, se presenta dificultad para respirar o falta de aire, tos, dolor en el pecho, corazón que late rápido o muy fuerte conocido como palpitaciones.

Como síntomas neurológicos, se presenta dificultad para pensar o concentrase conocida como neblina mental, dolor de cabeza, problemas para dormir, mareos o desvanecimiento al ponerse de pie, sensación de hormigueo, alteraciones del gusto o el olfato. Así como depresión o ansiedad.

En cuanto a los síntomas digestivos podemos encontrar diarrea o dolor estomacal.

Se pueden encontrar también otros síntomas no clasificados, como el dolor muscular o en las articulaciones, sarpullido o cambios en los ciclos menstruales.

Síntomas difíciles de explicar y manejar

Hay algunas personas que tienen afecciones posteriores al virus con síntomas que no se pueden detectar ni manifiestan a través de pruebas. Y también pueden tener síntomas difíciles de explicar y manejar, las evaluaciones clínicas, resultados de las analíticas de sangre, radiografías y electrocardiogramas puede aparecer normales.

Los síntomas que sí se presentan en las personas, suelen ser parecidos a los que presentarlas personas con encefalomielitis mialgia, síndrome de fatiga crónica y otras enfermedades crónicas menos conocidas que puedes aparecer después de otras infecciones. Las personas con síntomas inexplicables pueden ser leídas e interpretadas incorrectamente por el profesional de la salud, por lo que es posible que se tarde un tiempo en recibir un diagnóstico o atención y tratamientos adecuados.